Mendoza, de de

Salud y Ciencia Ahora

Cómo evitar que los niveles elevados de glucosa en sangre terminen por provocar una diabetes

Columnista invitada (*) | Para revertir una prediabetes, hay que actuar tempranamente porque existe un 70% de probabilidad que se desarrolle la enfermedad.

Miercoles, 5 de Junio de 2024
(370439)

Hay alarmas electrónicas o digitales que indican que hay que levantarse, trabajar, estudiar o cualquier otra cuestión. La misma atención hay que tener para las alarmas biológicas. Es más, se debería estar más atento que a las otras.

La diabetes y la obesidad son mencionadas como pandemias mellizas, dado que tienen factores comunes en su desarrollo, evolución, asociación con otras comorbilidades, así también en el pronóstico. Hoy la intención es trabajar en la prevención de estas pandemias, promoviendo la alimentación saludable, la actividad física, evitar el sedentarismo, los productos procesados, y en los casos en que la indicación de medicación específica fuera necesaria, estimular la adherencia a la misma para lograr los objetivos de buen control.

Leé también: Obesidad, uno de los principales desafíos para la salud pública del siglo XXI

La prediabetes es una condición en la cual los niveles de glucosa en sangre son más altos de lo normal, pero no lo suficientemente altos como para ser diagnosticados como diabetes tipo 2. Es considerada una etapa previa al desarrollo de la diabetes y representa un momento crucial para tomar medidas preventivas.

" />

La prediabetes se diagnostica con un valor de glucemia entre 100 y 125 en ayunas, lo importante es que en este caso se puede revertir con un cambio de hábitos, incorporando una alimentación sana y actividad física

Es importante saber que se puede estar en una etapa de prediabetes sin ser consciente de ello, debido a que generalmente no se manifiestan síntomas. Por esta razón, es esencial realizarse análisis de sangre para determinar el nivel de azúcar en la sangre.

De no tener en cuenta esta alarma y continuar con los malos hábitos, las personas con prediabetes tienen grandes posibilidades de que su enfermedad evolucione a diabetes tipo 2. Es posible que el daño a largo plazo ocasionado por la diabetes, especialmente al corazón, los vasos sanguíneos y los riñones, ya esté comenzando.

En los últimos años, se ha producido un fuerte aumento del número de adultos con diabetes en la Argentina y se trata de una tendencia preocupante que condiciona la vida de millones de personas en todo el país.

En la actualidad, es fundamental trabajar en la prevención de estas enfermedades con un cambio de hábitos. La buena noticia es que ante un diagnóstico de prediabetes la persona está a tiempo de revertir la progresión de la enfermedad.

Desde la Sociedad Argentina de Diabetes se destacan 5 claves para la prevención:

La diabetes puede ser asintomática o asociar los siguientes síntomas, que en caso de presentarlos, es recomendable acudir al médico para llevar a cabo las pruebas pertinentes que determinen si existe la patología cuanto antes.

Actualmente, hay entidades que plantean superar el concepto de prediabetes y establecer cuatro estadios diferentes de la diabetes de tipo 2 (dependiendo de la gravedad y el riesgo de complicaciones) y cuatro fenotipos clínicos básicos, (rasgos observables de un organismo) como el déficit grave de insulina, la resistencia grave a la insulina o la diabetes leve asociada a obesidad y la asociada a la edad.

Aunque no se llegue a desarrollar diabetes, es importante prestar atención y aplicar las medidas necesarias para regular los niveles de azúcar en sangre.

(*) La Dra. Susana Fuentes (M.N. 92.619) es especialista en clínica médica y diabetología. Integra el Equipo de Cirugía Bariátrica y Metabólica del Hospital “El Cruce” de alta complejidad.

[ultimasnoticias]