Mendoza, de de

Economía Análisis

La receta para emprender en tiempos de crisis

Los principales referentes del ecosistema de startups compartieron las experiencias que los llevaron al éxito; formar equipos, pensar en el mercado global, tener un plan e, incluso, fracasar son solo algunas de las claves para llegar a buen puerto

Viernes, 7 de Junio de 2024
(374835)

La conformación de un buen equipo, la determinación de un propósito, la mirada a largo plazo más allá de la coyuntura, la capacidad de aprender de forma constante y la administración de riesgos. Estas son las principales claves para arrancar un negocio desde cero, según referentes del ecosistema emprendedor. En el encuentro Experiencia Endeavor Buenos Aires realizado hoy, desglosaron los pasos, las experiencias y los aprendizajes que los llevaron a donde están hoy.

“Somos catalizadores de progreso y arquitectos de organizaciones que logran un impacto multiplicador. Y en Endeavor, hicimos lo que sabemos: escalar”, señaló Guibert Englebienne a LA NACION. El cofundador del unicornio tecnológico Globant y hasta hoy presidente de Fundación Endeavor Argentina -rol que hoy asumió su socio Martín Migoya-, añadió: “La red está presente en 45 mercados del mundo y, aunque muchas personas no lo saben, nació en Buenos Aires. Endeavor Argentina le dio a Endeavor global innovación en términos de lo que hacemos: nos dimos cuenta de que ayudar a un emprendedor para que crezca no era suficiente, sino que necesitamos construir la última milla para que sus historias impacten en otros”.

En esa línea, Englebienne abrió el mapa para marcar el diferencial del emprendedorismo hoy: “La tecnología nos permite crecer rápidamente, pero lo hacemos contándolo, lo cual nos diferencia de los emprendedores de años atrás. Era natural que viéramos a las organizaciones como una célula encapsulada; por el contrario, yo las veo como algo poroso, que se conecta con las comunidades y las hace mejores, como un trabajo colectivo en el que nos ayudamos unos a otros”, resaltó.

Para Bernarda Cella, la recomendación siempre fue “emprender en algo que ya conocés” y así lo hizo. “Mi papá era productor de televisión, por lo que la oficina y los canales era lo único que conocía; cuando era chica, veía las planillas de rating, mientras que mis amigas miraban Facebook”, señaló la cofundadora del canal de streaming Olga. Y resaltó: “Unimos lo mejor de los dos mundos: la prolijidad y la estructura de la televisión, con la locura, la rebeldía y la libertad del streaming. Veníamos de la TV y conocimos mucha gente; teníamos que subir la calidad de lo que ya existía”.

Olga arrancó con tan solo 20 conductores y dos programas al aire, y hoy ya se encuentra a una semana de su primer aniversario. Y para el proyecto, Cella convocó al actor Miguel Granados para asociarse. “Era nuestra única opción. Es gracioso, canchero, rebelde, tiene todo lo que queríamos que el canal tuviera. El secreto más grande es el equipo detrás, las áreas de producción, técnica y comercial, entre otras. Lo que ayer era nuestro techo, hoy es nuestro piso. Llenar un Movistar Arena era nuestro sueño; hoy, nuestro piso. Nosotros mismos subimos la vara; no estamos mirando al lado lo que otros hacen”, relató.

Otra de las que avanzó sobre terreno conocido fue Florencia Jinchuk, fundadora de The Chemist Look. “Cuando comencé a trabajar en un laboratorio, se me unieron dos mundos: el de beauty y el de las moléculas. Yo estudiaba Química, vi que había una distancia enorme entre la academia y el producto final, y me decidí a fabricar los mejores productos de cosmética”.

Así, Jinchuk lanzó el primer lote de 50 unidades de su primer producto en Uruguay. “Fue una ventaja, porque el mercado de Uruguay es un prototipo en sí mismo”, bromeó. Tiempo después, tuvo que frenar y reestructurar toda la empresa. “Fue el momento más difícil. Pero a pesar del desgaste, había algo intacto. Así, luego creamos Collagene, hoy nuestro producto más vendido”, concluyó.

La administración de los riesgos fue otro de los puntos clave destacados para emprender. “El contexto nunca será estable. Y frente a eso, uno tiene dos alternativas: no invertir porque el contexto es inestable; o asumir que la inestabilidad es parte del sistema en el cual vivimos, para luego identificar cómo generar la plataforma y los equipos nos permita encontrar un balance y ser exitosos”, señaló Ariel Sbdar, cofundador y CEO de Cocos.

Asimismo, aclaró: “Para mí, este fue un recorrido natural, porque siempre quise generar algo algo y pasar de cero a uno. Al principio, implicó un poco de riesgo, frente a lo que estaba acostumbrado: pasé de cobrar un sueldo a dirigir equipos. Pero tomar riesgos es clave. Yo trabajaba en Google y estaba acostumbrado al éxito, pero los rechazos y los fracasos me llevaron a donde estoy hoy”. De acuerdo con Sbdar, hoy Cocos se posiciona como la plataforma para la inversión de activos más utilizada en términos de descargas.

En esa línea, Gastón Irigoyen, cofundador y CEO en Pomelo, también resaltó: “Emprender siempre es un camino largo y lleno de obstáculos, pero fracasar seriamente es el camino más corto hacia el éxito. Todo camino, como la vida misma, tiene un montón de cosas que no salen bien, pero hay que entenderlo para ver cómo redireccionarlo hacia algo positivo. Es fundamental tener el ego bajo y la autoestima alta, para capitalizarlo y salir adelante”.

Para Irigoyen, la clave es estructurar correctamente la idea de negocio y el plan de ejecución. “No hace falta saber todas las respuestas; está bien descubrirlas a lo largo del camino”, puntualizó. Fundada una década atrás, Pomelo desarrolla infraestructura de servicios financieros, lo que denomina “las autopistas de los pagos en América Latina”.

“Cada vez que alguien hace un pago con tarjeta de crédito o débito, nosotros estamos detrás”, describió. La firma reúne a más de 250 personas en seis países; trabaja con más de 100 clientes, y lleva levantados más de US$100 millones de inversión.

Por su parte, Alec Oxenford, fundador de OLX y de Alpha Capital, señaló otro punto clave a la ahora de emprender: la medición del timing. “Nuestro proyecto era replicar eBay en América Latina. Definimos el proyecto y armamos el equipo. Y cuando lanzamos nuestro producto en versión beta, el objetivo no era conquistar el mundo, sino hacerlo muy rápidamente, para obtener el primer vistazo de la receptividad de los usuarios. No hay decisiones buenas o malas, sino oportunas o inoportunas”, señaló.

Oxenford arrancó con el lanzamiento de deremate.com 25 años atrás; y luego le dio forma a OLX, plataforma que llevó a diferentes continentes: “El lanzamiento en China fue difícil y en Rusia, muy costoso; pero en India nos fue muy bien -tal es así que los indios están convencidos que OLX fue fundada por otra persona en India- y en Brasil fue un avión. OLX se volvió muy grande para nosotros, con alrededor de 850 colaboradores. Para pisar en Estados Unidos, lanzamos Let Go: el desarrollo requirió mucho más esfuerzo y foco en los usuarios, pero durante varios años crecimos a una tasa cercana al 20% mensual, para lo que fue fundamental organizar la estructura y los procesos. Esas cosas solo pasa en Estados Unidos”.

Los desafíos y los obstáculos que se presentan a la hora de arrancar cualquier camino trascienden a las clásicas empresas o incluso a aquellas de avanzada tecnológica. También alcanza al mundo deportivo. Ante un auditorio que reunió a alrededor de 2000 personas, Juan Sebastián Verón, exfutbolista de la Selección Nacional y presidente de Estudiantes de La Plata, resaltó: “Es necesario estar preparado para llevar el negocio a un sitio en el que sea redituable. Los clubes y los jugadores son empresas. El problema es que en la Argentina está retraído; pero cuando se avizora algo nuevo que va tomando fuerza, eleva el coeficiente. El fútbol crece en algunos lugares, lo cual se traduce ara nosotros en un desafío y en un estimulo”.

A la hora de abordar las oportunidades de la tecnología, Melina Masnatta, emprendedora y consultora en tecnología, formación y diversidad, indicó: “Hoy los emprendimientos pueden apoyarse en la IA, desde identificar problemas y oportunidades, hasta desarrollar soluciones de escala basándose en tecnologías sin necesidad de programar. Lo diferencial va a ser la visión, el liderazgo creativo y humanista, y tener afilada la autoestima, y la intuición”.

En tanto, Mariano Saenz, cofundador y CEO de Winclap, planteó el lado B de emprender, bajo una cuota de humor cordobés. “Quiero compartir qué cosas no hay que hacer. Les traigo mi diario del lunes, para que tengan una hoja de ruta diferente a la que yo tuve”, señaló. Y en esa línea, arrancó con una advertencia: “No me escuchen, o háganlo, pero con el tamiz de aquello que hace sentido para sus compañía. Si me preguntan por un desarrollo de healthtech, podré responderles desde mi experiencia en tecnología, pero ustedes probablemente sepan mucho más sobre el nicho”.

Saenz puso especial énfasis en la necesidad de no mirar tanto hacia el costado, sino hacia lo propio. “No somos Marcos Galperin [fundador de Mercado Libre]. Debemos mirar cuál es nuestro punto de partida. Él ya demostró un montón de cosas, mientras que nosotros, no se frustren, pero estamos en -20. Hay que laburar el triple para llegar a cero y pensar en algo diferente”, indicó.

Y a esta sumó otra observación: “No tomen atajos. A veces, uno imagina que la compañía crecerá a pasos agigantados, pero no siempre es así. La incomodidad es fantástica, siempre y cuando haga sentido con el objetivo”.

Fundada en 2023, Winclap tuvo como primer gran cliente a Pedidos Ya, al que le siguió OLX; mientras que su primer partner fue Etermax (firma detrás de Preguntados) y hoy, su mayor cliente es Mercado Libre. La firma, que reúne a más de 200 personas en cinco países, está enfocada en la construcción de soluciones de growth marketing para ayudar a empresas a retener y a monetizar usuarios.

[ultimasnoticias]